sábado, 1 de noviembre de 2014

MAYO



En los años sesenta, siendo yo un niño vi por primera vez esa foto de Mayo del sesenta y ocho. Me pareció un grupo de personas mayores enfadadas y con ganas de bronca.
En los setenta me encontré de nuevo con aquella foto.
Me parecieron universitarios serios, sabios, románticos, dispuestos a cambiar el mundo.
En los noventa la vi de nuevo y entonces me sorprendió verlos tan jóvenes, tan bien alimentados, tan pasados de moda...
Hoy he vuelto a ver aquella foto y he visto una cuadrilla de niñatos malcriados jugando a las guerritas  revolucionarias... 

viernes, 24 de octubre de 2014

MALNACIDOS




Nada más llegar a su casa de acogida temporal, el muchacho de tierras pobres hizo uso del baño. El infinito agradecimiento hacia esa gente tan amable se tornó en amargura cuando, casi por instinto, tiró de la cadena. Usan agua limpia para borrar su mierda.
Malnacidos.  

jueves, 16 de octubre de 2014

ODA AL KAIKU



¡Pobre kaiku arrinconado! ¡Cuán ingratas las gentes que un día te vestimos y ahora te olvidamos! Ayer te vi pasar, sorprendente y fugaz por las tripas del metro de Madrid, vestías a un hombre de coleta rubia, de esas que suelen llevar para compensar alopecias. Recordé de pronto que hacía mucho, mucho que no te veía. Y el caso es que tu sobrio diseño y tu gozosa textura solían formar parte del paisaje de mi ya remota infancia. Qué decir de los años de la transición. Te pusiste entonces tan de moda que hasta el diseño se diversificó: kaikus de cuadros rojos y negros, sin cuadros, con escudo, con pegatas… Los había incluso que elaboraban teorías sobre la ideología correspondiente a cada tipo de kaiku.
Noble chaqueta vasca, aquello ¿fue tu canto de cisne?, ¿tu muerte de éxito? Tanto reivindicar rasgos autóctonos y tú, una opción estética claramente vernácula, que para lucirte no hay que alcanzar ningún perfil lingüístico, resulta que caes en desuso. Tú que figuras en amarillentas postales de tiempos remotos no casas, al parecer, con Guggenheims ni Kursaales, ni combinas para nada con internet o el Centro Tecnológico de Zamudio.
Ni el más nacionalista parece atreverse hoy a portar una prenda que tiende a identificarse con cierto paletismo. Ahí está la tela escocesa ocupando nuestras faldas y bufandas, la chaqueta tirolesa vistiendo con desfachatez a nuestros políticos más patriotas, las marcas de rabiosa moda skate imponiendo su ley en Ibilaldis y Kilometroaks y los pubs irlandeses multiplicándose hasta hacerme dudar de que haya tantos en Irlanda. Ya sólo te llevan grupos tipo Los Cinco Bilbaínos y encima en modelos de colorines -no me jodas-. Noble lekeitiarra, recio mendigoizale, autóctono kaiku: ¿es que no hay diseñador que os rescate, ni ONG que os reivindique? ¿Ni siquiera un cuerpo funcionarial al que imponeros? ¿He dicho imponeros? Déjate, mejor no doy ideas.

viernes, 10 de octubre de 2014

EXTRAÑO




La calle se había llenado de desconocidos. No conocía ya a nadie en el bar, ni en la panadería. Todos esas caras pasaban a su lado con ojos de vaca, ajenos a su triste existencia. Cuando regresó a su casa vio por fin el rostro de su mujer. Pero estaba al teléfono y su conversación le resultaba totalmente ajena. Trató de saludar a su hijo, que escuchaba música encerrado en su cuarto. El joven bramó insultos destemplados. También él le era ya un extraño. En busca desesperada de algo familiar acudió al espejo del baño y ahí estaba lo que parecía ser su imagen. Pero no. Ese tipo era mucho más viejo.

viernes, 3 de octubre de 2014

VELOCIDAD



Amaba la velocidad, la sensación de que el mundo iba quedando atrás a toda pastilla. Aceleraba, aceleraba a grandes impulsos hasta que era incapaz de distinguir lo que había ante sus ojos. Corría y corría hasta la extenuación sintiendo que la libertad invadía todos sus sentidos hasta emborracharse de ella.
Cuando ya no podía más, bajaba de la rueda y se dedicaba de nuevo a comer lechuga, beber agua y desplazarse con sus patitas entre deposiciones,  por esa jaula de mierda.